jueves, 8 de mayo de 2008

De la Vega anuncia un plan de derechos humanos.




Según ABC de la Vega llegó al Congreso con otro plan bajo el brazo, parecido a una Alianza de Civilizaciones: "me comprometo a presentar antes de que finalice el año un Plan de Derechos Humanos". Al parecer, su contenido está por definir, pero por lo que dijo la vicepresidenta está lleno de palabras bonitas, inspiradas sin duda en la Moncloa: "los Derechos Humanos no deben conocer fronteras, y el Gobierno de España está fuertemente comprometido con ellos, no sólo a nivel nacional, sino también internacional".

Con todos mis respetos he de decirle sra. de la Vega si sabe usted la procedencia de los Derechos Humanos; con todos mis respetos he de manifestarle sí son nuevos Derechos Humanos que usted ha ideado o se ha inventado juntos a sus compañeros de Gobierno. ¿De qué Derechos Humanos nos quiere hablar?

Según la Ley Natural, porque debe de haber una Ley natural que a lo mejor usted no conoce o quiere ignorar por intereses propios, los Derechos Humanos nacen intrinsicamente unidos al ser humano, por eso son Derechos Humanos. Y son muy simples: Derecho a la Vida, Derecho a la Libertad, Derecho a la Justicia y Derecho a la Igualdad. Dentro de esas grandes columnas que sustenta la dignidad de la persona humana, se integran todos los demás derechos que emergen en la convivencia díaria de la vida de las personas en libertad, justicia e igualdad.

Ahora, se impone dar cumplimiento a estos Derechos Humanos y para tener Derecho a la Vida hay, primero, que protegerla. Y protegerla significa que desde que se concibe en el seño de una madre (lugar de inicio de la vida), es posible que usted quiera poner el principio de la vida en otro lugar, hay que salvaguardar sus Derechos y su Vida.

Segundo, no sólo hay que respetar y crear los medios para que esa Vida se desarrolle y alcance su madurez, sino que hay que posibilitarle su Derecho a la Libertad dirigiéndola por los cauces del Derecho a tener plena libertad de elección y de expresión.

Tercero, sólo en un marco de justicia y de derechos se puede dar cabida a un pleno asentamiento de Derecho a la Vida, a la Libertad y a la Igualdad. Suena esto mucho a los que ustedes defienden, pero no aplican.

Y cuarto, con estos Derechos se nace, pero no se tienen sí no se garantizan su cumplimiento y su desarrollo personal. La persona necesita la educación necesaria para poder aplicar esos Derechos, a los que tiene derecho, valga la redundancia, por ley natural. Pero una Educación libre, elegida por sus padres, responsables plenos de su Educación y de la formación su conciencia, porque primero hay que formar la conciencia, para, posteriormente, posibilitar que sea libre y tenga capacidad para elegir por ella misma.

No entiendo de que derechos habla usted, porque no conozco otros derechos. Estoy de acuerdo en que debemos tender a las igualdades, claro que sí, pero debemos respetar, también, la tradición y las mayorías, porque de las mayorías sale la economía y el sustento del Gobierno. ¿No querrán ustedes inclinar la balanza para en un futuro desterrar a unos, para que prevalezcan otros? ¿Será este su nuevo Plan de Derechos Humanos? Creo, Sra. Ministra, debe usted proteger la Vida, la Libertad, la Justicia y la Igualdad y no inventar nada nuevo, pues de Derechos Humanos, el primero que habló y los vivió fue JESÚS de Nazaret.
Es necesario crear conciencia de que los derechos humanos, y no sólo los derechos sino, también, los deberes deben de ser la prioridad de nuestra convivencia y relaciones, en un marco de paciencia, comprensión, humildad, suavidad y bondad. En la medida que cada día seamos más los que, no sólo pensemos así, sino que lo proclamemos con nuestra palabra y vida, iremos contribuyendo a hacer un mundo más solidario y justo.
ÚLTIMAS REFLEXIONES