domingo, 10 de octubre de 2010

PUEDO Y DIGO QUE SON MENTIRAS.

 "El Gobierno no puede compartir la afirmación de que la interrupción del embarazo sea la eliminación de la vida de un ser humano porque sobre el concepto de ser humano no existe una opinión unánime, una evidencia científica..." La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, respondía así por escrito a varias preguntas formuladas por el diputado de UPN Carlos Salvador sobre la opinión del Gobierno a cerca del aborto.

A esta afirmación, casualmente otro Salvador, para más señas Salvador Pérez, le contesta, Sra. Ministra, que eso que usted afirma es mentira, y le reto a discutirlo donde usted guste y quiera. La célula o embrión, efecto de la fecundación de un óvulo por un espermatozoide, tiene desde su nacimiento (fecundación) los 30.000 genes aproximadamente que determinan el crecimiento, el desarrollo y el funcionamiento de nuestros sistemas físicos y bioquímicos .

Normalmente, los génes se encuentran distribuidos en 46 cromosomas (23 pares) dentro de nuestras células. Los pares del 1 al 22 son iguales en hombres y mujeres y se conocen como autosomas. El par número 23 está compuesto por los cromosomas que determinan el sexo. Las mujeres tienen dos cromosomas "x", y los hombres un cromosoma "x" y un cromosoma "y".

Los espermatozoides y las células ováricas son diferentes de las demás células del organismo. Estas células reproductivas tienen solo 23 cromosomas independiente cada una. Cuando un espermatozoide y un óvulo se combinan, al comienzo del embarazo (¡atentos!: al comienzo del embarazo) forman un célula nueva con 46 cromosomas. 

El ser humano (digo: ser humano, no puede ser otra cosa) resultante es genéticamente único y su diseño está determinado por el padre y la madre en partes iguales. (ver aquí). Esa célula formada es un nuevo ser humano y su definición está demostrada científicamente porque su origen y pertenencia es a la especia humana. Y está vivo porque acaba de nacer en el vientre de su madre, donde usted quiere matarla.

Usted fue primero célula viva de la especia humana, y por lo tanto es persona desde el primer día de su existencia. Y en eso todos estamos de acuerdo, sólo que muchos lo niegan por intereses económicos y por inversiones que de no producirse "asesinatos" se volverían improductivas y no rentables. Para mantenerlas hay que seguir matando.

Cada día se hace más difícil mantenerlas y defender el aborto, pues la verdad saldrá a relucir como ha ocurrido históricamente (genocidios de Herodes, Hitler...). Muchos comprenderán que lo que el Gobierno predica y promueve son mentiras. ¿Pues no ha pasado con el empleo, con el sistema económico... ? ¿La crisis económica no es producto del exterminio familiar? Mentiras unas tras otras, y promesas incumplidas. ¿O es qué todo va bien?

Y no, por esto hay que votar a los otros, pues son perros con los mismos collares. Hay que votar a quienes tienen voluntad de ser honrados, defender la vida y buscar soluciones para el bien común. ¿Será difícil? Posiblemente sí, pero habrá que empezar a poner la primera piedra, pues no solo defendemos la vida sino que tenemos la obligación de dejarle una sociedad, al ser posible, mejor.

5 comentarios:

eligelavida dijo...

Salvador, suscribo tu comentario de principio a fin.

La situación es dificil políticamente hablando, y no sólo en España, porque la cultura de la muerte se ha adentrado muy profundamente en las sociedades más desarrolladas, y resulta casi imposible encontrar agrupaciones políticas con posibilidad de gobernar (aquí y fuera) que defiendan la vida sin fisuras, sin hipocresías y con la verdad por delante.

Digamos que soy 'sobrenaturalmente' optimista.

Oceanida dijo...

Y aunque se lo explicaran todas las eminencias juntas de la ciencia la daria igua Salvaor. Saben perfectamente lo que estan haciendo, no son ignorantes pero han elegido el camino de la verguenza y el pecado.

Hay que rezar mucho.

Me alegro e poder volver un poquito poe aqui.

Que Dios te bendiga, estas siempre en mis oraciones.

MARISELA dijo...

Amigo Salvador: has dado de lleno en el problema fundamental: el dinero. No importa si está sucio o manchado de sangre, a los que lo manejan y usan les da igual. Y creo que esta pobre chica salió de su pueblo con el ánimo de ser alguien y lo que está consiguiendo es maltratar a su alma y perderse entre la marea del mundo y se arrastra en ella para tratar de llegar a un lugar que ni siquiera sabe qué es.
Hay que rezar por ella y por todos los médicos y enfermeros que no saben oponerse a sus esclavitudes mundanas y se enrolan en un ejército de asesinos. Pidamos con fe por todos y por nosotros, para no decaer ante elmal.
Un abrazo y bendiciones.

FOTELIAS dijo...

Estimado salvador.
Qué decir al respecto que no hemos dicho en tantas ocasiones. El aborto es un negocio muy en alza -por desgracia- hoy día.
Hoy he estado en la clinica de la Dator -Madrid- y es muy duro, niñas entrando a la clinica con sus madres, las españolas son las más decididas al asesinato de su hijo, etc...
Reza por una joven paraguaya que estuvo escuchandonos, tiene miedo psicologico, vive con su tia y no quiere que se entere, hace falta mucha oracion para que abraze la vida del bebé que lleva dentro de cinco semanas... no la dejaron ver la ecografía...seran rastreros.
Oración y oración.
Un fuerte abrazo en Cristo Jesús.
DE COLORES.

Salvador Pérez Alayón dijo...

Elige, gracias por compartir mi opinión. También yo suscribo tu esperanza. El SEÑOR actuará cuando lo crea conveniente.


Son ciegos, Oceanida, que no quieren ver, porque sus ojos se han acostumbrados a la oscuridad y han quedado, por sus propios apegos,atrapados dentro de ellos mismos. Necesitan mucha luz, pero su ceguerra les impide verla.

Están cegados, Marisela, por la vanidad, el egoísmo... Son presas de sus propias pasiones. ¡Qué paradoja!, proclaman la libertad y son los más esclavos.

Esclavos que quieren liberar, estando ellos sometidos, a otros que ellos mismos esclavizan. No te suena eso a algo: Ciegos que conducen...

Es admirable tu lucha, Fotelias, pero, como Elige y todos los demás, confiamos en la acción del SEÑOR. El cuidará de sus hijos. De ahí la importancia, como tú dices, de no bajar los brazos y continuar la lucha alimentada por la constante oración.

Este compartir, aunque nos cuesta tiempo y esfuerzo, también nos fortalece, nos anima y ayuda a continuar el camino, porque, ¡no lo olvidemos! ¡dónde dos o tres están en mi nombre, YO estoy con ellos!.

Un abrazo a todos en XTO.JESÚS.

ÚLTIMAS REFLEXIONES