viernes, 12 de noviembre de 2010

LA SOLUCIÓN ES MUY FÁCIL

Es muy fácil arreglar los problemas y muy fácil también prometer soluciones y mostrarse arrogante y orgulloso ante los dirigidos. Viéndolos hablar parece que se mofan de aquellos a los que les hablan, pues a la hora de buscar soluciones, lo más rápido y fácil es recortar gastos por, siempre por el mismo sitio, los de abajos (ver aquí).

Actuando de esa manera creo que muchos podremos subirnos al podium del poder Gubernamental y dirigir cualquier país. No hace falta poner mucho esfuerzo ni buscar soluciones que conlleven imaginación, riesgos y trabajo. Si falta dinero la solución está prevista: recortar los sueldos a los empleados de la empresa, en este caso llamese Gobierno, y si sigue empeorando la situación les seguirán los jubilados y luego, de no poder bajárselos a los autónomos, les subiremos los impuestos y todo tipo de gravamen hasta equilibrar los presupuesto. ¡Ah!, y los sueldos nuestros lo más quietito que podamos, que para eso somos los que pensamos.

Da vergüenza leer noticias como esta y más vergüenza todavía deben tener los que las tienen que tomar, pero al parecer no es así. Se toman con una ligereza que no parece importarles mucho, y cuanta veces sea necesario. Pues, en estos momentos ya se llevan dos o tres veces con las que se avecinan en el 2011. El lema parece ser que si el país no se recupera lo antes posible, ustedes, señores ciudadanos, van a tener que sudar tinta.

Nosotros, los señores del Gobierno, tenemos bastante con estar aquí arriba pensando y buscando soluciones, al mismo tiempo que vivimos muy bien. Bastante trabajo nos ha costado arrancarles el voto para subir aquí arriba. La solución pasa porque todas nuestras equivocaciones tienen ustedes que asumirlas y sufrirlas. Esa no es nuestra responsabilidad, y, ¡eso sí!, volveremos pronto a pedirles su confianza y su voto para seguir trabajando por ustedes.

Un fuerte abrazo y hasta las próximas.
ÚLTIMAS REFLEXIONES