domingo, 17 de junio de 2012

ESTE TREN NUNCA SE PARA

La ciencia es un mecanismo para acumular conocimiento que, aunque no alcance ...


Y debo confesar que nunca había pensado en eso. Sí, de joven pensaba que siempre se va hacia adelante, y que el progreso nos exigirá siempre esfuerzo y trabajo. Pero nunca creí que se llegara a ir tan deprisa. Hoy la ciencia adelanta que es una barbaridad, parodiando la verbena de la paloma, pero el adelanto es tan rápido que no da tiempo a asumirlo.

Cuando estamos adaptándonos a unos cambios observamos que ya esos cambios han quedado obsoletos. Necesitamos seguir en el aprendizaje y vuelta a empezar. Experimentamos hasta miedos de ponernos en vanguardia de los adelantos. Sentimos miedos de tener que volver a ponernos al día. Esto parece no acabar nunca.

Empezamos a comprender que toda la vida tendremos que estar conociendo y aprendiendo nuevas técnicas y estudios de nuevos descubrimientos. Los secretos y misterios del mundo nunca se acaban, y, además, es más grande de lo que pensamos. Creo que no habrá tiempo para poder conocerlo, y nos sobrepasa la creación. Alguien, inalcanzable, Creador de todo lo visible e invisible, nos lo enseñará algún día, cuando Él quiera, cómo Él quiera, y cuando Él quiera.

En este sentido, me parece muy esclarecedor esta reflexión (ver aquí) que detalla de manera más científica y razonada lo que, de forma más coloquial y común, yo trato de compartir.

Mientras tanto, nuestro deber es seguir avanzando y esforzándonos, siempre en bien del hombre, pero apoyados en Aquel que todo lo ha Creado.
ÚLTIMAS REFLEXIONES