martes, 26 de junio de 2012

SE EXAGERA LO NEGATIVO, PERO NO SE HABLA DE LO POSITIVO


 

Es posible que, a lo largo de la historia, se hayan cometido errores. La Iglesia, que no son solo los obispos y los curas, sino todos los seglares creyentes, ha reconocido sus pecados. Y, posiblemente, cometerá más. No son santos, pero se esfuerza en aspirar a serlo.

No hay miedo de ver esa sarta de mentiras que tratan de transmitir a la opinión pública. Porque lo que las medias verdades no son sino mentiras. La Iglesia tendrá cosas que corregir, nadie lo niega, ni ella misma, pero si que hay muchas cosas positivas que inclinan la balanza a su favor.

Posiblemente, los ancianos, intelectuales y sumos sacerdotes todavía no se han ido. Permanecen en la sociedad actual tratando de volver a matar a Jesús de Nazaret. Le niegan que sea el fundador de la Iglesia, o le desacreditan tratando de desprestigiar a la Iglesia que Él fundó.

¿Por qué no hablar de los 18.000.000 millones de personas que la Iglesia, a través de Caritas, atiende y alimenta porque no tienen que comer y con que vivir?

¿Por qué no hablar de esas legiones de misioneros, religiosas, voluntarios que dejan su vida, día a día, en los lugares más recónditos tratando de darle dignidad a los pobres, abandonados a vivir en la miseria y en la hambruna?

¿Por qué no hablar de todo el ahorro que la Iglesia, colegio concertados, beneficia a la sociedad española , con sus atenciones en hospitales...etc?

¿Por qué no hablar de todo el bien que hace la Iglesia, y se olvidar de aquellos que matan y persiguen cuando no se cree lo que ellos quieren, o no se hace lo que ellos hacen?

¿Po qué no hablar de los impuestos o tributos que paga la Iglesia de todo aquello que no está acogido, como otras entidades, a subvenciones ofrecidas por la administración.

¿Por qué no decir la verdad sin falsearla, porque la Iglesia no frena sino deja y ayuda a crecer todo lo que es progreso y bienestar para el hombre? Eso sí, lucha contra lo que le perjudica y le denigra.

No se entiende nada de esto sino desde una venganza porque, la Iglesia, defiende la verdad, trata de amar y poner todos sus bienes en beneficio de todos. No escondemos nuestros pecados, están ahí, pero tratamos de purificarnos y de ser perfecto en el amor. Esa es nuestra esperanza.

Por todo ello, no consumiré sus productos, porque con sus beneficios, eso sí, sacados de nuestro consumo, tratan de colaborar con una empresa disparatada y que ataca sin argumentos ni razones. Solo busca el mal y sus propios intereses. Desaparecerá, porque el mal está vencido. Gracias.

¿Por qué no se les ocurre hablar de aquellos que no respetan a los demás, matan impunemente a los que no piensan como ellos ni se avienen a creer en lo que ellos creen?

¿Por qué no defienden a los que mueren porque no les dejan pensar según su fe y son maltratados y condenados a muerte?

2 comentarios:

Santiago Garces dijo...

Estoy de acuerdo. He encontrado un blog que tiene articulos muy interesantes que desmitifican muchas de las grandes mentiras que dicen de los cristianos

http://dignitad.blogspot.com.es/

Salvador dijo...

Sí, lo conozco, y es muy bueno. Debemos de propagarlo y darlo a conocer porque descubre muchas mentiras o ignorancias que se tienen de la Iglesia y los cristianos.

Un saludo.

ÚLTIMAS REFLEXIONES