jueves, 10 de febrero de 2011

INJUSTIFICABLE RECHAZO

El Gobierno español rechaza condenar la violencia contra los cristianos en el mundo
La Ministra de Asuntos Exteriores rechaza una declaración condenatoria de la violencia cometida últimamente contra los cristianos en comunidades de Egipto, Irak y otras.
 

Ante el aumento de graves casos de violencia contra cristianos producidos en diversas partes del mundo, el Parlamento Europeo y el Consejo de Europa han emitido comunicados condenatorios claros y explícitos.

En la misma línea los gobiernos de Italia, Francia, Hungría y Polonia han impulsado y apoyado un comunicado por parte del Consejo de Ministros de Exteriores, que condenaba estos deleznables actos de violencia, en los que se incluyen múltiples asesinatos. Sin embargo, el comunicado no ha salido adelante por la oposición de 5 ministros, entre los que se encuentra Trinidad Jiménez. 

Luís Amado (Portugal), Trinidad Jiménez (España), Jean Asselborn (Luxemburgo), Brian Cowen (Irlanda) y Markos Kyprianou (Chipre). 
Hasta aquí lo publicado por minutodigital.com

Algo debe de funcionar mal en la cabeza de estos señores y de nuestra ministra, cuando  consideran que la violencia desencadenada contra los cristianos no es causa de condena ni de ningún tipo de rechazo. Esto significa que lo ven bien y cuantos más se coman los leones mejor.

Esto, tan simple, viene a demostrar que a este nuestro gobierno le molesta y mucho la voz de los cristianos, sobre todo los católicos que son los que más abundan en su reino, y les interesa apartarlo o extinguirlos. O, por el contrario, hay derechos humanos para unos, pero no para todos según que creencias tengan. Realmente no se sabe como entender esto, porque si te pones a escuchar todo suena bien y te sientes tenido en cuenta, con derechos y en libertad, pero en cuanto tratas de ejercerla te preguntan qué piensas, en qué crees y qué haces. Y según sea como piensan ellos te darán o no por las narices.

Esa es la realidad de nuestra verdad, la ley del que manda, y para mandar hacen todos los esfuerzos que necesitan y pasan por encima de quien sea. Lo importante es llegar al poder para después administrarlo según mis ideas y conveniencias. Dicen, eso sí, gobernar para todos, pero después se es indiferente o se rechaza la defensa de los que cree en la fe católica, ¿se puede entender esto?

Se deduce siempre y por todos los camino lo mismo: parece ser que el creyente católico comprometido y consecuente con su Bautismo es un problema y un peligro. Levanta mucho la voz y habla de verdadera libertad y derechos. Nos complica nuestra labor y hay que callarlos y rechazar toda clase de defensa. 

Ante la actitud tomada por estos ministros, ¿qué podemos pensar?



2 comentarios:

Rafael dijo...

¿Qué pensar? Pues que por sus obras los conoceréis.

NIP dijo...

Como bien apunta Rafael, los frutos no dejan lugar a dudas, así que no esperemos higos del nogal, esperemos más bien que los cristianos no sigan abonando los malos árboles. Un saludo.

ÚLTIMAS REFLEXIONES