sábado, 5 de febrero de 2011

UNA MANERA DE COMUNICARTE Y EXPRESAR TUS PENSAMIENTOS

El ser humano necesita comunicarse con sus semejantes.

El ser humano necesita trascender. Sin trascendencia, su vida, queda vacía, sin rumbo, perdida y sin sentido. Tú tienes que decir lo que piensas y si no encuentras a quien decírselo terminarás por decírtelo a ti mismo. Tu crecimiento como persona en sabiduría y madurez necesita del concurso de los demás.

No todos tiene la facilidad o el don de poder expresarse a través de la escritura o voz, y menos aún la posibilidad de hacerlo en medios de comunicación como prensa, radio o tv., pero si, ahora en estos tiempos, muchos, sin saber escribir a tal nivel, o estar sometido a la obligación de hacerlo, puede expresarse y comunicar su forma de pensar y sus esfuerzo por compartir la verdad que busca.
Porque todos buscamos la verdad que no mi verdad, porque mi verdad está contenida en la Verdad Absoluta y es esa a la que estoy llamado y la que en lo más profundo de mi ser quiero conseguir. Eso dará sentido a mi camino y a mi vida.

Y esa posibilidad nos la da Internet, donde tú puedes escribir con la frecuencia que puedas y quieras, cuando y dónde quieras y cuando tu corazón te pide expresarte y compartir. Y si no llegas a eso, por tiempo o por otras causas, tienes también la posibilidad de comentar, leer y dar tu opinión en los temas o reflexiones compartidas.
Es hermoso esta posibilidad y es hermoso porque podemos hacerlo desde la libertad y el derecho a expresarte y por la necesidad que tiene el ser humano de comunicarse y relacionarse. Sólo así se puede crecer, y sólo así el mundo ha progresado. Por eso es muy importante que se respete este derecho del ser humano a compartir y expresar su pensamiento con entera libertad, entendiendo que libertad significa buscar la verdad y la justicia. Otra cosa es hacerlo faltando a estos derechos de todos y no respetando las libertades de los demás.

Por todo ello, contemplo con gran tristeza la intención del Gobierno (ley Sinde), apoyado por la oposición, de limitar este derecho, controlarlo y coartar la libertad de expresión como derecho que tiene toda persona a realizar. Nunca se podrá ir contra la naturaleza humana y contra la necesidad del "yo y el tú", porque el ser humano es relación, es cosas de comunidad y necesita de la pluralidad del "yo, tú y nosotros" para poder realizarce como persona.
ÚLTIMAS REFLEXIONES