jueves, 19 de abril de 2012

ADOPCIONES, ASESINATOS...

... dada su falta de capacidad para vivir fuera del...

 Se elevan muchas voces clamando por el hijo robado, pero no se lucha por defender al inocente asesinado en el propio vientre de su madre. ¿Se puede entender esto? Sí, comprendo que lo de robar hijos es una maldad que llega a la monstruosidad, pero al menos no se mata, se cambia de padres. No por esto estoy de acuerdo, me parece algo malo y que hay que perseguir y evitar, pero de una tragedia a un asesinato va una diferencia.

Y mientras lo primero se proclama a los cuatro viento, se insulta a los responsables y se les lleva a juicio, lo segundo se convierte en una norma que se naturaliza y se toma como algo propio de la convivencia. ¿Es esto normal? ¿Se puede convertir el asesinato de millones de inocentes en silencio legalizado? ¿En qué sociedad vivimos?

ANADIR (Asociación Nacional de Afectados por Adopciones Irregulares)

Si lo de robar niños es monstruoso, lo de matarlos, ¡qué sería? ¿Se puede encontrar algún calificativo?

Dios resucitó a Jesús de entre los muertos. Durante muchos días, se apareció a los que lo habían acompañado de Galilea a Jerusalén, y ellos son ahora sus testigos ante el pueblo. Nosotros os anunciamos que la promesa que Dios hizo a nuestros padres, nos la ha cumplido a los hijos resucitando a Jesús. Así está escrito en el salmo segundo: "Tú eres mi Hijo: yo te he engendrado hoy" (Hch 13, 30-33).

Si nuestro Padre Dios resucita a su Hijo, también nos resucitará a nosotros en Él. Esa es la promesa, y eso descubre la importancia de lo que significa la vida para nuestro Padre Dios. Sólo Él tiene poder para darla y quitarla, y nadie puede arrogarse ese derecho. Jesús muere en la Cruz para luego Resucitar, pues se hace necesario morir para poder resucitar.

También todos los niños asesinados en el vientre de sus madres, resucitarán, y sus asesinos quedarán al descubierto. Pero mientras, la vida de cada ser humano es algo muy valioso, y como tal, los hombres deben defenderla por encima de todo.
ÚLTIMAS REFLEXIONES