viernes, 13 de abril de 2012

NACIMIENTO DE JESÚS (VÍDEO)

EL AMOR DE JESUS, EL AMOR DE LAS PERSONAS!


Jesús nace tal y como cualquiera de nosotros. Es verdad que nace envuelto en el Misterio del Espíritu Santo, pero la realidad es que aparece envuelto en pañales como cualquier ser humano. 

Sin embargo, lo importante es que da su vida por cada uno de nosotros. Muere no por intereses egoístas, por imponer una filosofía o una manera propia de vivir, sino por darnos a conocer la Voluntad de su Padre Dios, y de predicarla, no solo con su Palabra sino también con su Vida.

Jesús no se arrima a los que sostienen el poder, a los ricos, a los que gobiernan su pueblo, ni tampoco a aquellos que lo administran religiosamente. Jesús critica todo aquello que no tiene cabida en su corazón misericordioso. Acoge y comprende a todos, de forma especial a los más pobres, excluidos, marginados...

Jesús no está con los que permanecen cómodos y fieles a sus creencias de siempre, ni tampoco con aquellos que imponen sus leyes y costumbres. Jesús se acerca a aquellos necesitados de comprensión porque sufren, porque tienen problemas, porque no encuentran soluciones, porque no son escuchados, porque se les excluye, porque se les margina, no se les tienen presente ni se les hace caso...

¿A quienes representan los pastores del tiempo de Jesús? Pues eso son los primeros alertados de su presencia, los preferidos, los necesitados de perdón, de alivio para sus cuerpos y sufrimientos...

¿Quienes representamos esas actitudes o personajes hoy? Podríamos revisarnos y ver en qué grupo podemos encajar mejor, porque dependerá de eso de que seamos acogidos o no. 

Por eso, seamos cauto, respetuosos, acogedores, prudentes, y no juzguemos, porque nunca tendremos los elementos suficientes para poder juzgar. Qué cada cual sepa mirarse y, sobre todo, mirar la Luz que lo pueda verdaderamente iluminar. 

A nosotros solo nos queda el amar como Jesús nos ama.






ÚLTIMAS REFLEXIONES