domingo, 1 de abril de 2012

LA VIDA, UN DON INNEGOCIABLE


No nos cansaremos de repetirlo, ni tampoco de defenderlo. Y nos congratulamos con el Sr. Ministro de justicia, Alberto Ruiz Gallardón por su apuesta valiente y decidida, pero le exigimos una mayor firmeza y valentía a abolir totalmente la ley del aborto, porque la vida está por encima de toda prioridad o interés.

Hay que decirle a esos defensores del aborto que están actuando como asesinos, porque no se puede matar a niños vivos en el seno de sus madres. El ser humano nace en el vientre de su madre desde el momento de la concepción, y no hay más que decir. 

Todo lo que venga después son especulaciones, suposiciones, hipótesis y... Nada se puede demostrar respecto a que en el momento de la concepción nace una nueva vida, vida que inmediatamente adquiere el derecho a ser respetada en libertad. Las madres no son dueñas de esa vida, que aunque depende de ellas porque habitan dentro de su cuerpo, no son ellas ni pertenecen a ellas.

Por el hecho de ser seres humanos vivos adquieren el derecho a ser libres, y nadie tiene derecho a cortarle esa vida que palpita en su corazón. Por lo tanto, quitársela es matarlo, y matar es un delito.

Otra cosa es proteger a las madres que no quieran a sus hijos, que estén desprovistas de medios de cualquier tipo para procurarle un seguridad, una educación u otros motivos, pero nunca por caprichos, apegos y mantener su zona de confort a costa de la vida de niños inocentes.

Sr. Ministro, mantenga su decisión con firmeza, y de un paso más: "Abolir esa ley". Es la vida la que está en juego. No importan las consecuencias. Le prometo una cosa, se sentirá siempre feliz y gozoso.

2 comentarios:

Fernando dijo...

Totalmente de acuerdo, Hay que ser valientes y no andarse con medias tintas. ¿Pewro qué es esto de tener miedo a ser justos y defender la vida?

Salvador dijo...

Hola Fernando, una gran alegría verte por aquí. Estuve buscandote hace poco y no te encontré. ¿Sigues con los blogs?

Gracias por tu comentario y tu criterio. Pienso lo mismo, la verdad no tiene alternativa. Siempre es la Verdad, y como tal hay que defenderla.

Un fuerte abrazo en XTO. JESÚS.

ÚLTIMAS REFLEXIONES