martes, 31 de diciembre de 2013

UN BRINDIS DE ESPERANZA Y AMOR

Han pasado 365 días. Los últimos segundo del último día se están consumiendo, y todo sigue igual. Es posible que algunos se hayan ganado la lotería; es posible que otros hayan mejorado su relación laboral, y otros hayan tenido momentos y circunstancias muy favorables, pero también otros lo han pasado muy mal y todavía hay muchos que lo pasan mal.

Muchos niños han muerto antes que ver la luz del sol; otros aun viéndola, también han muerto por hambre, guerras, raptos o explotación. Y muchos siguen sufriendo y muriendo a cada instante. Serán otro 365 de alegrías, de mejoras, de sufrimientos y muertes. No puedo despedir el año contento ni brindar felizmente.

Sólo quiero ofrecer a todos, los que comparten conmigo su fe en Jesús de Nazaret; los que no la comparten y los que no saben ni que existe, que Él, Jesús, es el Camino, la Verdad y la Vida, y sólo por eso merece brindar. Porque todos, los que están alegres, los que mejoran y los que sufren y mueren, en Él podemos encontrar paz, gozo y esperanza de una Vida Eterna plena de felicidad.

Por eso Sí, Brindo para que todos le conozcamos y en Él nos esforcemos en conseguir un mundo en paz y justicia.

FELICIDADES

ÚLTIMAS REFLEXIONES