miércoles, 25 de junio de 2014

LOS PUEBLOS QUE MATAN DESAPARECEN



Creo que hace años escribí una reflexión con este mismo título. No estoy seguro y tampoco importa si así es, porque lo importante no es el título o la historia sino el mensaje que se esconde detrás y en el contenido de lo reflexionado. Al igual que ocurre, y ahora se está viendo, con la educación, ya advertíamos de los problemas que nos íbamos a encontrar. Un ejemplo es lo ocurrido en el reciente y vergonzoso partido de ascenso a primera división entre la U.D. Las Palmas y el Córdoba.

La  impotencia de parar esa avalancha descontrolada, desesperada y en estampida alocada fue de terror, y podía haber ocurrido cualquier cosa y trágica. Menos mal que todo se redujo a perder unos lo que ya casi tenían en el saco, y otros ganar lo que ya casi daban por perdido. Pero la pérdida de valores quedó patente y eso se cuece en las escuelas y en la educación. Estos problemas de educación lo podemos extrapolar a Cataluña con la formación de independentista y separatistas. 

Las próximas generaciones sufrirán estas locuras sin sentido común ni búsquedas del bien común. Los pueblos que matan desaparecen, porque el futuro está en la vida y en su transmisión de la vida con sus tradiciones, costumbres y sobre todo con el legado de la búsqueda de la verdad. Mejor dejarles esta información que les da datos estadísticos sobre el tema:  

España va camino de convertirse en un país lleno de ancianos y sin niños.

En 2013 los nacimientos cayeron por quinto año consecutivo, con tan sólo 425.390 nuevos niños, un 6,4% menos que un año antes y un descenso que desde 2008 ya supera el 18%, lo que refleja el progresivo envejecimiento de la población. Esta es la última radiografía demográfica de España que refleja el «Movimiento Natural de la Población e Indicadores Demográficos», del Instituto Nacional de Estadística. Leer más...

ÚLTIMAS REFLEXIONES