jueves, 24 de julio de 2014

DIOS AMA A LOS BUENOS Y A LOS MALOS



Nadie está condenado de antemano. Su condena o salvación depende de él desde el momento que ha sido creado libremente. El hombre es libre por la Gracia de Dios, y eso supone decir que nadie lo puede ni tiene derecho a esclavizarlo o privarlo de libertad. Por lo tanto, claro está que tú y yo estamos de antemano salvados por la Gracia de Dios.

La locura de Amor de Dios por el hombre llega a tal extremo que da la Vida, en su Hijo predilecto, por la salvación de todos y cada uno de los hombres, adoptándolos como hijos en  y por su Hijo Jesús. Jesús es, pues, el único Mediador por el que todos los hombres somos salvados.

Ahora, tú y yo podemos decir que no. Somos los únicos seres vivientes que podemos negarnos a aceptar el Plan de Dios. Por eso somos seres humanos racionales y libres para decidir. Y nos negamos cuando nuestra razón se niega a entender el Misterio de la grandeza y el poder de Dios. Nos negamos cuando queremos meter los misterios del mundo y el espacio en nuestro pequeño e impotente cerebro que apenas puede con saber quiénes somos. Nos negamos cuando queremos vivir según nuestros proyectos y planes sin tener en cuenta el Plan de nuestro Creador. Y así puedes descubrir cuantas más negaciones y rechazos hay dentro de nuestro corazón...

Sin embargo, y a pesar de todos esos rechazos y protestas, Dios, te y me sigue amando con locura, y esperando tu comprensión y aceptación de su Amor. Su paciencia es ilimitada, porque motivos tiene uno y mil para haberte abandonado a tu propia suerte. Dios te quiere, seas bueno o malo, y espera que entiendas y sepas utilizar bien e inteligentemente tu libertad. Quiere que aprendas a amar como Él te ama, y compartas tus dones recibidos y tus riquezas con aquellos que le faltan y carecen hasta de inteligencia para entender y saber por dónde caminan.

Dios espera pacientemente tu respuesta. Te da bastante plazo, sin fecha estipulada, pero lo suficientemente amplia para que puedas responder. Aprovéchala porque el tiempo es oro.

No hay comentarios:

ÚLTIMAS REFLEXIONES