martes, 30 de septiembre de 2014

CUANDO MENTIR PARECE LO NORMAL



Es lo que hacen los partidos de hoy y de mucho tiempo atrás. Viven de la mentira porque antes están sus intereses. No puedo entender que personas formadas y de sentido común se vendan por un plato de lentejas. Creía que eso sólo era cosa del pasado bíblico, pero sigue estando actual.

No entiendo como personas que se presentan para administrar y gobernar un país puedan venderse y caer tan bajo. Decir blanco y hacer lo medianamente oscuro, cuando no negro total. Pero menos entiendo que esas personas busquen, no el bien común, sino bienes particulares e ideologías dominantes que tratan de priorizar sus planes y proyectos y organizar un mundo según sus intereses.

Sólo así se entiende muchas cosas que no tienen sentido y que dejan en evidencias a aquellos que han prometido y defendido unos valores para luego hacer lo contrario. No cabe duda que pedir el voto de los ciudadanos para alejarlos de la verdad y la justicia es una mala jugada. Mentir no es lo normal. Mentir es un delito e irresponsabilidad, y debe ser castigado penalmente, porque se ha jurado defender y vivir en la verdad ante la ley.

Yo hace tiempo que me he dado cuenta y he dejado de votar al P.P. hace varias elecciones. Trato de que mi voto sea respetado, y aunque al partido que se lo he dado no ha tenido ni siquiera representación, al menos he sido coherente con mi manera de pensar y ver los valores. Porque no se puede votar para con el voto legitimar la muerte de los más inocente, los indefensos que no pueden gritar que viven en el seno de sus madres. Por eso prefiero perder, pero perder luchando por la vida.

Porque apagar los derechos de los más débiles, precisamente por aquellos que se definen débiles, es una mentira muy mal defendida y sin sentido. Porque la vida lo que hay que hacer es protegerla, defenderla y darle todo el apoyo que necesita. Pues sin vida los pueblos desaparecen.
ÚLTIMAS REFLEXIONES